Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información

¿Por qué visitar Málaga en 2022?

Buscar

Blog


¿Por qué visitar Málaga en 2022?

Málaga es mucho más que una ciudad a orillas del Mediterráneo, que no es poco. Málaga es una ciudad histórica (casi de tres mil años la contemplan) a la vez que una capital moderna, cosmopolita, hospitalaria y creativa. Málaga ve el futuro con una mirada positiva, innovadora, con la audacia suficiente como para saber que está haciendo historia en el presente. ¿Por qué no visitar un destino que vive un verdadero momento de esplendor?

Son muchos los factores que hacen de la ciudad de Málaga un destino cada vez más atractivo: su patrimonio cultural, sus museos, su conjunto arquitectónico,  su clima, su gastronomía, su gente y su saber ser, y su saber hacer. Pocos lugares en el mundo brindan tanta simpatía al visitante.

A continuación te contamos por qué Málaga debería estar en tu lista de viajes imprescindibles para este año 2022:


La ciudad de los museos

Málaga se ha convertido en una auténtica ciudad de museos. Con un total de 40 espacios museísticos, es una de las ciudades con mayor densidad de museos en su casco urbano. Cabe destacar el Museo Picasso Málaga, una colección esencial para conocer la obra del genio malagueño y el significado de la misma en la ciudad que le vio nacer. Pero además, Málaga cuenta con otros museos de nivel top como el Museo Carmen Thyssen Málaga, el Centre Pompidou Málaga o la Colección del Museo Ruso de San Petersburgo Málaga, entre otros muchos, que han elegido la capital de la Costa del Sol para lucir sus imponentes pinacotecas.


Calidad de vida

Paseando por el Muelle Uno y el Palmeral de las Sorpresas serás consciente de que Málaga tiene una historia enorme (la Alcazaba contemplará desde las alturas tu paseo) pero que también es una ciudad fresca y actual. 

En esta zona junto al puerto encontrarás comercios y restaurantes para todos los gustos. Entre ellos se encuentra el del chef Estrella Michelín José Carlos García, cabeza visible de una generación de profesionales gastronómicos que han encontrado en Málaga la inspiración para su cocina.


Descubrir la Málaga innovadora

Actualmente un ranking internacional posiciona a Málaga como la segunda mejor ciudad para vivir y trabajar del mundo. En la era del teletrabajo, miles de nómadas digitales están eligiendo Málaga como lugar de residencia; una ciudad que ha visto nacer startups que hoy día son líderes en su ámbito y donde las empresas tecnológicas deciden también asentarse por su estilo de vida y por ser un foco de talento. ¿Sabías que el parque tecnológico Málaga TechPark cuenta con más de 600 empresas y que líderes como Oracle, Google, Ericsson o Vodafone han elegido Málaga para instalar centros de innovación?

La ciudad se está preparando además para albergar en cinco años una exposición internacional sobre sostenibilidad urbana. Este año puede ser el de su designación final;  la carrera es en cualquier caso apasionante para Málaga, una ciudad que ha experimentado en la última década una transformación urbana como pocas ciudades en Europa.


Tomar el sol en cualquier época del año

Ya sea en la playa de la Malagueta, junto al centro histórico, o en el rejuvenecido Pedregalejo, pasando los antiguos Baños del Carmen, ya sea en el genuino El Palo o en la familiar playa de Huelin o en la amplia Playa de Misericordia, el baño de sol y en el inconfundible azul Mediterráneo está asegurado casi todo el año.

El clima de Málaga no es un secreto para nadie, pero no es lo mismo que te lo cuenten a comprobarlo y gozarlo por ti mismo: 300 días de sol y una temperatura diurna media anual de 23ºC te están esperando.


Comer espetos de sardinas

Si algo caracteriza la gastronomía de Málaga es la calidad de sus productos y, por supuesto, los del mar alcanzan el sumum: boquerones (hasta el punto de convertirse en gentilicio popular de los malagueños), conchas finas, jureles, sardinas…  El arte malagueño para preparar sardinas es conocido mundialmente: hablamos de sus famosos espetos de sardinas, una forma de hacerlas asadas al calor de las brasas en una barca y ensartadas en una caña. Los encontrarás en los chiringuitos de la playa. ¡No se te ocurra irte sin probarlos! Te van a encantar con solo olerlos.


Conocer la Catedral

La Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación de Málaga es una de las joyas del Renacimiento español. Aunque su construcción duró más de 250 años, el templo quedó inconcluso, algo que se puede apreciar en su inacabada torre sur.

Se trata de un templo imponente con bóvedas de 41 metros de altura, las segundas más altas de España. En su interior, su singular estructura “siloesca” y su gran riqueza artística y patrimonial la hacen única.


Ver el atardecer desde el Monte de Gibralfaro

Málaga cuenta con atalayas privilegiadas en pleno corazón de la ciudad. La más visitada es el Monte de Gibralfaro, elevación donde se encuentra el Castillo de Gibralfaro. Esta fortaleza fue considerada la más difícil de conquistar de toda la Península Ibérica. En el periodo de los Reyes Católicos, Fernando el Católico tomó este lugar como sitio de residencia mientras que Isabel de Castilla prefirió vivir en la ciudad.

El mirador de Gibralfaro tiene acceso a unos minutos a pie desde el centro de Málaga y sus vistas son espectaculares. No es necesario tener coche.

Desde aquí se observan probablemente las mejores vistas de la ciudad: la Plaza de Toros, la Catedral, el Puerto de Málaga, la Farola (nombre con el que se conoce al coqueto faro que culmina el Muelle Uno) y la muralla nazarí. Caminando un poco más llegaremos al parador que, con su restaurante, reúne todos los requisitos para pasar una velada de diez.


Del Teatro Romano a la Alcazaba

En el mismo centro histórico de la ciudad encontramos los restos arqueológicos del teatro romano. Estuvo muchos años oculto por edificaciones posteriores, fue descubierto en 1951 y declarado Bien de Interés Cultural veinte años después.

Conserva la scaena, el graderío y la orchesta, decorada con enormes losas de mármol.

Ladera arriba encontramos la Alcazaba, el más importante legado en la ciudad de la época islámica. Un recinto fortificado del siglo XI principalmente donde se pueden admirar construcciones de sello taifa, almohade y nazarí.

De compras por el centro histórico

El centro de Málaga fusiona a la perfección su faceta más monumental e histórica con la oferta comercial más variada. Con la calle Larios como arteria principal, en cada calle del casco histórico de la ciudad se contemplan las más variopintas posibilidades de compra: ropa, joyería, calzado, cerámica, piel, recuerdos…

¿Sabías que las esquinas redondeadas de sus manzanas están pensadas para favorecer la circulación de la brisa procedente del puerto?

La Calle Larios, que debe su elegante fisonomía al Marqués de Larios, promotor de su construcción en 1891, es también escenario de multitud de eventos a lo largo del año como la Semana Santa, el Bosque de la Navidad o la Málaga Fashion Week.