Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información

La Navidad en Málaga se come: imprescindibles para disfrutar de la gastronomía local

Buscar

Blog


La Navidad en Málaga se come: imprescindibles para disfrutar de la gastronomía local

Estos son algunos de los sabores que dan la bienvenida a la Navidad en la mesa de cualquier hogar malagueño

El azúcar blanco de un roscón de vino espolvoreando las manos, un borrachuelo recién hecho o una deliciosa taza de chocolate caliente.

Platos y productos con acento malagueño

El chivo lechal al horno, la sopa de rape con almendras o una selección de embutidos de la tierra como el salchichón de Málaga son auténticos clásicos de esta época del año. Los restaurantes y bares acogen un sinfín de celebraciones y momentos especiales entre compañeros de trabajo, amigos de la infancia o parejas enamoradas. Y siempre rodeados de platos y elaboraciones donde manda el producto y las elaboraciones locales.

En días señalados como Nochebuena o Nochevieja, estos también apuestan por recuperar platos típicos de la cocina malagueña preparando menús especiales para la ocasión. El solomillo con pasas moscatel y vino dulce, la sopa de picadillo o el lomo en manteca, un imprescindible en las ventas de los Montes de Málaga durante todo el año, no suelen faltar en sus propuestas gastronómicas de la hostelería y de cualquier casa malacitana. Todo en su versión más tradicional o con un giro de innovación culinaria.

Como no podía ser de otra manera, los sabores marineros son protagonistas en los almuerzos y cenas navideñas. La sopa de marisco o las gambas de Málaga como entrantes adquieren la categoría de lujo para el paladar. Otro de los platos más populares es el calamar relleno con carne picada y marisco bañado en una sabrosa salsa de almendra.

Para el cierre del menú navideño es indispensable una variada tabla de quesos que incluya desde el delicioso queso de cabra hasta otras variedades elaboradas artesanalmente con pimentón, tomillo o Pedro Ximénez. Un plan ideal si se completa con el descorche de una botella de vino con DO Málaga.

Repostería tradicional: la Málaga más dulce

La repostería más tradicional acompaña a los clásicos turrones y los mazapanes en un menú perfecto para los más golosos. Si hay algo imperdible en esta época del año son los dulces que se multiplican en los obradores y llevan el sello de identidad made in Málaga.

Los borrachuelos son los clásicos de las pastelerías a lo largo de toda la ciudad. Recubiertos de azúcar o miel, secos o rellenos de cabello de ángel o batata, cualquier opción a gusto del consumidor. También el roscón de vino, una masa de rosquillas elaborada con vino dulce de la variedad Moscatel, es idóneo para merendar en familia o simplemente hincarle el diente disfrutando de una copa de anís.

Los mercados locales, como el Mercado de Atarazanas, son algunos de los lugares donde adquirir estas exquisiteces para llevarse un recuerdo. A lo largo del centro histórico y en los distintos barrios de Málaga es posible también encontrar numerosas pastelerías y heladerías artesanales, que en estas fechas elaboran productos de tradición navideña de lo más deliciosos para la ocasión.