Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

La Catedral de la Encarnación: tesoros y curiosidades del templo principal de Málaga

Buscar

Blog


La Catedral de la Encarnación: tesoros y curiosidades del templo principal de Málaga

La Catedral de Santa María de la Encarnación de Málaga es una de las mejores representaciones de la riqueza monumental de la ciudad y una joya del Renacimiento español.

La Catedral de Málaga es el resultado de cientos de años de historia. Construida a capas, el templo muestra una gran diversidad de estilos arquitectónicos y artísticos y una complejidad fascinante. A día de hoy puede verse desde casi cualquier punto de la ciudad de Málaga, una imagen icónica que forma parte de la vida de los malagueños y de quienes visitan la ciudad.

Un poco de historia

Construida sobre el solar de una mezquita, el origen de la Catedral de Nuestra Señora de la Encarnación de Málaga se remonta a finales del siglo XV, cuando los Reyes Católicos entraron en la ciudad. Fueron ellos quienes impulsaron en primera instancia la construcción de la iglesia del Sagrario (hoy capilla del Sagrario), la primera parte de la Catedral, que se construyó con elementos del Gótico Isabelino.

La Catedral se abrió al culto tal y como lo conocemos hoy en el año 1768.

Monumentalidad y complejidad en su exterior

CatedralSu exterior está coronado por una gran portada principal con una composición barroca repleta de ornamentos. La torre norte tiene 87 metros de altura, haciendo que esta se corone como una de las catedrales más altas de España.

La torre sur aún permanece inacabada, rematada por los fustes de sus columnas al aire. Al respecto circulan varias leyendas. Hay una versión que dice que el dinero dispuesto para esta obra se destinó a ayudar a EEUU en la Guerra de la Independencia. Otra versión asegura que fue para la construcción de caminos comerciales para conectar Málaga con otras ciudades para evitar atracos.

 

Tesoros del templo principal

Interior CatedralLa luz es un elemento muy importante de la Catedral. Esta es suavizada al entrar al interior gracias a unas espectaculares vidrieras policromas, que además resaltan aún más la belleza del conjunto.

El templo tiene varias piezas y obras de artes que se alzan como verdaderos tesoros históricos. Es el caso del retablo gótico de la capilla de santa Bárbara o los sepulcros del siglo XVI de la capilla de San Francisco.

No te pierdas la capilla de la Encarnación, diseñada por Ventura Rodríguez y labrada con piedra de ágata.

¿Una curiosidad? La Virgen de los Reyes, en una capilla del lateral izquierdo, es la escultura más antigua de la Catedral y se cuenta que ya estuvo en la primera misa católica en Málaga. Fue la imagen que estuvo junto a los Reyes Católicos cuando entraron en la ciudad en 1487.

Puedes conocer más tesoros de la Catedral de Málaga visitando su museo, que alberga una selección de su patrimonio pictórico y escultórico, con relevantes obras de Pedro de Mena y José Ribera entre otros.

El coro, dos órganos gemelos y una colección musical sin precedentes

Coros - CatedralEl coro de la Catedral de Málaga es uno de los mejores de España. Se trata de uno de los conjuntos escultóricos más destacados del Barroco en nuestro país. Está tallado en madera maciza de caoba. Una de las curiosidades de este coro es que ninguno de sus relieves es igual a otro.

Si continuamos con la música catedralicia, otro de los tesoros del templo principal de Málaga son sus órganos gemelos, que suenan igual que hace casi tres siglos cuando se construyeron. El órgano del Evangelio y el órgano de la Epístola datan de 1780 y están considerados una joya nacional, un conjunto único en el mundo, que contiene más de 10.000 trompetas en su interior.

 

 

Cubiertas Catedral

Si quieres rematar la experiencia perfecta en tu visita a este monumento malagueño, no te olvides de subir a las cubiertas, son visitables y te permiten disfrutar de unas vistas únicas de la ciudad.