Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

Historia, arte urbano y naturaleza: de ruta por el barrio de la Victoria

Buscar

Blog


Historia, arte urbano y naturaleza: de ruta por el barrio de la Victoria

En la falda del Monte Gibralfaro se sitúa uno de los barrios más antiguos de la ciudad, una zona que hunde sus raíces en la reconquista de los Reyes Católicos y que debe su nombre a la patrona de la capital, Santa María de la Victoria

Enmarcado en el distrito Centro de Málaga, en la falda del Monte Gibralfaro encontramos La Victoria, un barrio histórico y lleno de vida. Por sus calles se observan desde uno de los templos más antiguos de la ciudad hasta graffitis y arte urbano. Además, cuenta con un parque forestal, el Monte Victoria, con un mirador que permite disfrutar de unas vistas únicas de la capital.

¿Quieres conocer más? ¡Sigue leyendo!

El nacimiento del barrio de la Victoria

La Victoria es uno de los barrios más antiguos de Málaga. Aunque pertenece al distrito Centro, suele quedar fuera de la ruta habitual del centro histórico de la ciudad. Para localizarlo, hay que trasladarse a la falda del Monte Gibralfaro. Así, limita con los barrios de Conde Ureña y Cristo de la Epidemia (norte), Lagunillas y La Merced (este) y Gibralfaro y Barcenillas (Oeste).

Jardines Alfonso XII

Esta zona de la capital nació a partir de la conquista por los Reyes Católicos a finales del siglo XV. Conocidos como Huerta del Acíbar, los terrenos de este enclave se convirtieron en el campamento base desde el que el rey Fernando planificó el asedio a la ciudad.

Tras la reconquista de la ciudad, los Reyes Católicos dejaron la imagen de una virgen, símbolo del triunfo, que se convirtió en la patrona de la ciudad: la Virgen de la Victoria.

Es en esta zona de asentamiento donde surgen los cimientos de la Basílica de Santa María de la Victoria, que en aquellos años nació como iglesia y convento, hasta convertirse en Santuario en el siglo XVII.

Con el devenir de los años, esta zona llegó a convertirse en el área residencial de una pequeña burguesía a mediados del siglo XIX. Hoy día sigue constituyendo uno de los barrios con más solera de Málaga y es protagonista de fiestas e historias que te contamos a continuación.

Curiosidades del barrio del ‘chupitira’

Como hemos contado, La Victoria llegó a convertirse en el siglo XIX en un área residencial para una burguesía compuesta de modistas, propietarios de talleres, comerciantes menores y funcionarios. Estos trabajadores siempre quisieron aparentar un cierto estatus, puesto de manifiesto, sobre todo, en la indumentaria. Para ello, la historia deja constancia de que lo hicieron a cambio de comer menos y de peor calidad.

Es en este punto cuando el barrio comienza a conocerse como el barrio del ‘chupitira’, nombre por el que aún se le llama. ¿Por qué? Porque la dieta se basaba principalmente en platos cuyo ingrediente estrella eran las almejas, un alimento considerado de pobres. Chupar y tirar la concha - ‘chupitira’, pero siempre bien vestidos y aparentando más.

Edificios singulares en el barrio de La Victoria

El barrio de La Victoria tiene una plaza con el mismo nombre, pero a la que todos los malagueños conocen como el Jardín de los Monos. Sí, y hubo monos. Concretamente, una jaula con simios que estuvo en esta plaza hasta mediados del siglo XX.

Iglesia de la VictoriaPero un barrio con esta historia no podía quedar exento de edificios que lo dotaran de fuerza. Uno de ellos es la Iglesia de San Lázaro, fundada por los monarcas católicos hacia 1491. Pensada como capilla del hospital que se situó en la zona, el Hospital de San Lázaro (para leprosos), hoy sólo se conserva la capilla, ya que las inundaciones de 1628 hicieron daño en el otro edificio. El templo se restauró en 1948 en estilo mudéjar, con una sola nave. El altar mayor es de estilo neobarroco.

La Capilla del Agua, capilla de la esquina o el Faro de la Victoria, es otro enclave de interés que se construyó a finales del siglo XIX. En este lugar queda al culto el cristo de la Expiración, cofradía que permaneció en esta capilla hasta 1878.

 

Las fiestas patronales de Málaga

Procesión Virgen de la VictoriaEn el Santuario de Santa María de la Victoria se encuentra la imagen de la patrona de Málaga, la Virgen de la Victoria, que celebra su gran día el 8 de septiembre, festivo local.

En la mañana del último domingo de agosto, la Virgen de la Victoria es trasladada desde el Santuario a la Catedral, donde la mañana del 8 de septiembre tiene lugar la misa. A continuación, en el exterior del templo, tiene lugar una ofrenda floral que se acompaña de grupos que cantan y bailan malagueñas, baile típico local.

Por la tarde, tiene lugar la procesión de regreso al barrio de la Victoria, con la Virgen en su trono recorriendo las principales calles del centro histórico.

 

Monte Victoria, una de las mejores vistas de la ciudad

Mirador Monte Victoria

 

El barrio de La Victoria está rodeado de naturaleza. Uno de los espacios naturales más cercanos es el parque forestal Monte Victoria, que coge el nombre de esta cercanía con el Santuario. También se le conoce como Cerro de San Cristóbal o Cerro de las Tres Letras.

Rodeado por el casco urbano de la ciudad, existe un mirador desde el que puedes obtener una vista impresionante de Málaga, del Mediterráneo y de las montañas de alrededor.

 

 

Lagunillas, arte urbano en todo su esplendor

Lagunillas - Arte urbano

 

En el barrio de La Victoria encontramos el entorno de Lagunillas, un espacio en cuna de nacimiento de personas tan importantes como Victoria Kent y Francisco Palma Burgos.

En esta zona de la ciudad, llena de rincones estrechos y callejones, el arte urbano ha florecido cual primavera constante. Dar un paseo por sus calles es abrirnos a otro mundo, lleno de color y arte.

En este recorrido encontramos pinturas que homenajean a malagueños célebres y queridos, como Chiquito de la Calzada, Pepito Vargas o Pablo Ráez. En esta parte del barrio también hay librerías, espacios culturales y una buena oferta gastronómica.