Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información

Descubriendo Málaga: lugares con encanto en los que perderse por la ciudad

Buscar

Blog


Descubriendo Málaga: lugares con encanto en los que perderse por la ciudad

Te detallamos algunos lugares mágicos para descubrir la ciudad, su historia y, sobre todo, su belleza

Málaga invita al descanso, a recorrer a pie sus calles más emblemáticas y a descubrir numerosos rincones con encanto en los que perderse.

Plaza de la Merced

La malagueña Plaza de la Merced fue testigo del nacimiento del genial artista Pablo Ruiz Picasso. Era martes, 25 de octubre de 1881. Actualmente, la casa del pintor, declarada Monumento Histórico Artístico de Interés Nacional en 1983, acoge el Museo Casa Natal Picasso, cuyas salas ofrecen un recorrido temático que pone de relieve la vinculación familiar, social y cultural del genio con Málaga.

Preside la plaza el obelisco al general Torrijos que, junto a los 48 hombres que le acompañaron en el levantamiento contra el absolutista Fernando VII, fue fusilado en la playa de San Andrés. El monumento señala la cripta en la que descansan los restos de estos héroes liberales.

Calle San Agustín

Es una de las calles más especiales de Málaga por su aire añejo y sus adoquines. Ubicada en el Centro Histórico de la ciudad, en ella se encuentran el Museo Picasso Málaga y la iglesia de San Agustín, dos edificios simbólicos a los que se unirá en el futuro una nueva sede de la Biblioteca Pública del Estado, en lo que era el convento de San Agustín. Entrando desde la calle Granada, la visión es todo un espectáculo, con la torre de la Catedral al fondo.

Baños del Carmen

En 1918 Málaga inauguró su Balneario de los Baños del Carmen, en la zona este de la ciudad, que pronto se convirtió en punto de encuentro de la burguesía malagueña. Los Los Baños del Carmen eran un símbolo de modernidad en la Málaga de los años veinte.
Contaba con embarcadero, pista de baile, campo de tenis y hasta un campo de fútbol. Con los años, fue cayendo en decadencia y es justo eso lo que actualmente le da un encanto especial y lo ha convertido en una seña de identidad. En este recinto existe un restaurante con una amplia terraza desde donde disfrutar de bellos atardeceres junto al mar.

Cementerio Inglés

Es uno de los espacios que más llama la atención entre los visitantes que recorren la ciudad. Hasta su creación en 1831, la muerte de un protestante en España suponía un problema, ya que los cementerios estaban santificados a la fe católica y no se podían enterrar a los que no profesaban esta religión. Cuando William Mark fue nombrado cónsul británico en 1824 puso todo su empeño en buscar un terreno que sirviese de cementerio para que los miembros de su comunidad pudieran recibir un enterramiento digno. Actualmente, es el cementerio protestante más antiguo de la España peninsular.

Entre los personajes que se hallan enterrados en este singular cementerio se encuentra Robert Boyd, uno de los hombres fusilados junto al general liberal Torrijos, los marineros ahogados en el hundimiento de la fragata Gneisenau, o los escritores Jorge Guillén y Gerald Brenan, entre otros. El Cementerio Inglés de Málaga fue declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía en 2012.

Jardín Botánico Histórico La Concepción

Málaga posee uno de los jardines botánicos-históricos más relevantes de Europa, La Concepción, un auténtico paraíso que ofrece la fascinante sensación de hallarnos sumergidos en plena selva tropical. Creado en 1855 por los marqueses de la Casa Loring, acoge más de 25.000 plantas de 2.000 especies tropicales y subtropicales, que se pueden contemplar a través de diferentes rutas. La finca de La Concepción fue declarada Jardín Histórico Artístico en 1943 y sigue conservando su trazado decimonónico y edificios como la casa-palacio, el mirador o la casita del jardinero.

Jardines de Puerta Oscura

Ocupando la ladera sur del Monte Gibralfaro, se encuentran los jardines de Puerta Oscura, cuyo nombre se debe a una puerta de origen árabe que existía en este lugar. Estos jardines, de unos 14.000 metros cuadrados, fueron diseñados por el arquitecto Guerrero Strachan en 1937. El visitante puede disfrutar de un espacio abierto a la naturaleza distribuido en una sucesión de terrazas, paseos y pequeñas glorietas cuyo conjunto recuerda a los tradicionales jardines islámicos. Desde estos jardines se puede acceder, en una pronunciada subida, al mirador de Gibralfaro y al castillo del mismo nombre.

Mirador de Gibralfaro

Ya sea desde la calle Mundo Nuevo, junto a la Plaza de la Merced, o desde la conocida Subida de La Coracha, ascender hasta el castillo de Gibralfaro es un interesante paseo desde el que contemplar maravillosas vistas panorámicas de la ciudad. Un poco antes de alcanzar la fortaleza, se encuentra el Parador. Desde este lugar, rodeado de pinos, se divisa la bahía malagueña, y cuenta con una terraza muy agradable en la que reponer fuerzas, charlar o simplemente disfrutar del atardecer.

Pedregalejo

Aunque este barrio situado al este de la ciudad es conocido por su origen marinero, posee numerosos encantos en su parte interior, donde se descubren bonitas mansiones, palacetes y caserones que cuentan con frondosos jardines. Es la zona más tranquila del barrio, en contraposición del bullicio de su paseo marítimo, y en ella también se encuentran edificios de gran valor arquitectónico, como el colegio de la Asunción, cuyo modelo historicista neogótico aparece reflejado principalmente en su iglesia; o el de La Presentación, un imponente palacete de finales del siglo XIX de estilo ecléctico y aspectos modernistas.