Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

Anna Ajmátova. Poesía y vida

Buscar
Anna Ajmátova. Poesía y vida

Anna Ajmátova. Poesía y vida

  • 27 Sep 2019 - 1 Mar 2020

La vida y la poesía de Anna Ajmátova conocieron un antes y un después del Terror staliniano. Su voz de juventud es hedonista, musical y ensimismada, con vislumbres proféticos de un futuro solitario. Eran tiempos para ella de acumular experiencias, de brillar en los juegos de seducción, de exprimir el goce de estar viva. Atraídos por su magnetismo irresistible, entran y salen de su vida grandes poetas como Mandelshtam o Gumiliov, con quien se casó muy joven, artistas como Modigliani o eruditos como su segundo marido, Vladímir Shileiko. El mundo exterior no entraba en su lírica en aquella época sino como telón de fondo de unas pasiones que elevaba a la categoría de arte.

Las privaciones de revolución y guerra, el fusilamiento de Gumiliov, el arresto de su tercer marido, el historiador Nikolái Punin y, más tarde, el de su hijo iban a forjar una segunda voz de madurez, más solidaria y doliente, más seca, más impersonal. En las interminables colas que compartió con las madres, esposas o hijas de presos alguien le preguntó si podría describir todo aquello. Puedo, respondió ella, y de esa orgullosa certeza surge Réquiem, el gran poema de las víctimas del comunismo, el que, prohibido, se transmitió de memoria como un fuego sagrado. Stalin, que la llamó mitad monja, mitad puta, ordenó respetarla para someterla a un sádico aislamiento. En su apartamento de la Fontanka, abandonada de todos menos unos pocos fieles, se convirtió en una leyenda de resistencia y dignidad.


Apertura

  • Anna Ajmátova. Poesía y vida (27 Sep 2019 - 1 Mar 2020)