Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

La gastronomía más dulce: repostería malagueña

Buscar
La gastronomía más dulce: repostería malagueña

La gastronomía más dulce: repostería malagueña

Almendra, huevo, canela y aceite de oliva. Ingredientes que, en perfecto equilibrio, son capaces de dar a luz algunos de los dulces más emblemáticos de la repostería malagueña. Los borrachuelos, los roscos de vino o las tortas locas son algunos de los más reconocidos y la perdición de los adictos al dulce.

Los diferentes pueblos y culturas que han habitado Málaga han puesto su granito de arena en lo que hoy se ha convertido en fuente de inspiración para reposteros y pasteleros de todo el mundo. Aun así, la historia muestra cómo la herencia musulmana ha dejado una pasión especial por ingredientes como la harina, el azúcar o la miel, además de frutos secos como la almendra o especias como la canela o la matalahúva.

En la actualidad, los productos y las tendencias más tradicionales conviven en el mundo de la pastelería malagueña con nuevos ingredientes y técnicas que trabajan la textura, la incorporación de nuevos sabores y la variedad, sin perder de vista los orígenes.

Productos típicos

Con el otoño llegan los borrachuelos, masa crujiente cubierta de azúcar o miel con un tradicional relleno de cabello de ángel o vacío. Su característico y agradable olor capta a cualquiera que camine cerca de una confitería. También es habitual sigan elaborándolos artesanalmente en casa.

Otros de los productos típicos de la repostería malagueña son los clásicos pestiños y las tortas locas, dulce nacido en la década de los 50 que puede encontrarse hoy en día en cualquier pastelería de la ciudad. Están formadas por dos partes de hojaldre con crema pastelera y un glaseado de color naranja coronado por una guinda.

En la lista imprescindible de elaboraciones dulces están presentes los roscos de vino de Málaga, un clásico en Navidad. Nació oficialmente hace ya ocho décadas y llegó para quedarse. Tanto es así que su popularidad ha hecho que se extienda su consumo al resto del año y se pueden degustar prácticamente en cualquier época.  Son rosquillas elaboradas con harina, aceite, vino malagueño y azúcar; además, cada rosco está recubierto de azúcar impecablemente blanca y al detalle. Ideal para acompañarlo de un buen café o vaso de leche.

Pastelerías y confiterías

Recetarios cargados de dulzor y tradición forman parte de la historia de la repostería malagueña. La capital cuenta con una selección especial de confiterías centenarias, junto con proyectos vanguardistas que amasan y trabajan cada día nuevas propuestas y sabores. Los dulces con almendra, el hojaldre y las singulares versiones de elaboraciones procedentes de otro tipo de cocina como las palmeras de chocolate, destacan por su calidad y por ser de los más reclamados por los amantes del dulce.

Cuando llegan fiestas o celebraciones especiales como la Navidad o la Semana Santa, los establecimientos de Málaga y provincia amplían su oferta para añadir roscones de reyes, tartas, turrones, mantecados y todos los dulces típicos de estas fechas.

Heladerías artesanales

Clásicos, innovadores, dulces o algo más rompedores, el helado ofrece multitud de posibilidades para todos los gustos. Al llegar el verano las heladerías de la ciudad abren las persianas para aliviar el calor y ofrecer multitud de sabores. El helado de Málaga, elaborado con vino y pasas, se basa en una receta local extendida por el mundo (incluso lo encontrarás en la Piazza Navona de Roma compitiendo con el Tartufo). El auténtico sabor del vino de Málaga, combinado únicamente con leche y azúcar, forma parte del ADN de la repostería malagueña.

La innovación heladera también ha puesto sobre la mesa nuevas propuestas como el helado de mango, de torta loca e, incluso de biznaga, el laborioso ramillete hecho con la flor de jazmín y símbolo de la cultura malacitana.

Para descubrir cada sabor -o repetir- solo hay que iniciar la ruta por algunas de las heladerías más icónicas de la ciudad, desde Pedregalejo hasta el centro histórico o la barriada de El Torcal, en la zona este de la ciudad.