Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

Semana Santa

Buscar
Semana Santa

Semana Santa

La Semana Santa de Málaga es una celebración religiosa, social y cultural que se celebra cada año en la ciudad. Con sus 45 procesiones, esta celebración proporciona vivencias inigualables. Descubre cómo sumergirte por completo en estos días festivos, cuando la ciudad se transforma como en ningún otro momento del año.

VER

El epicentro de la celebración son las cofradías, algunas con más de cinco siglos de historia, que llevan en procesión a sus imágenes titulares desde sus lugares de origen hasta un recorrido oficial común en el centro histórico. Además, algunas de ellas también entran en la Catedral para la estación de penitencia.

La peculiaridad más destacada de la Semana Santa malagueña es la forma en que cargan sus tronos, con varales exteriores que involucran a cientos de hombres y mujeres en un objetivo común. Además, nazarenos, músicos, acólitos y cuerpos militares son elementos esenciales en las procesiones.

Domingo de Ramos

Nueve procesiones marcan el Domingo de Ramos en Málaga. Destaca la emblemática cofradía de la Pollinica por la mañana, acompañada de nazarenos niños. Por la tarde, diversas cofradías renovaron la Semana Santa desde los años ochenta, como Dulce Nombre, Humildad y Paciencia, Salutación, Ecce Homo, Salud, y la Virgen de Lágrimas y Favores. La jornada concluye con dos cofradías clásicas, el Huerto y el Prendimiento.

Lunes Santo

Jesús Cautivo, desde el barrio de la Trinidad, es el principal imán devocional que recorre las calles en el Lunes Santo. También salen las populares cofradías de los Gitanos y los Estudiantes, junto con la Virgen de los Dolores del Puente, que aporta un contraste de sobriedad del que también participan las hermandades de la Crucifixión y de la Pasión.

Martes Santo

El Martes Santo destaca por la salida de la Virgen del Rocío, llamada 'la Novia de Málaga'. Además de las clásicas cofradías de la Estrella, el Rescate y la Sentencia, se suman las de las Penas, con una Virgen que luce un manto de flores naturales, y Nueva Esperanza, la primera de las hermandades que comenzó a llegar desde un barrio más allá de los históricos.

Miércoles Santo

Comienzan a abundar procesiones de corte más clásico en el Miércoles Santo. Destacan las Cofradías Fusionadas, la Paloma, Jesús 'El Rico' que protagoniza la liberación anual de un preso, la Sangre, y la suntuosa cofradía de la Expiración. Se suman nuevas hermandades como la Mediadora de la Salvación y la de los Salesianos.

Jueves Santo

Destacan la Esperanza, cuya Dolorosa marcha en el trono más emblemático, junto con la Misericordia, Zamarrilla, la Sagrada Cena, Viñeros o la Congregación de Mena, a cuyo Cristo acompaña La Legión. Se suman a la jornada la sobria procesión de la Vera+Cruz, que es la última que ponen en la calle las Cofradías Fusionadas, y la de la Santa Cruz.

El Viernes Santo

Procesiones desde casi todos los barrios históricos marcan el Viernes Santo. La Victoria, la Malagueta, la Trinidad y el Molinillo destacan con procesiones como el Amor y el Monte Calvario, el Descendimiento, la Soledad de San Pablo y la Piedad. Del centro histórico salen la silenciosa hermandad de los Dolores de San Juan y la emblemática cofradía del Santo Sepulcro. La jornada concluye con la Virgen de Servitas recorriendo las calles a oscuras con el rezo de sus hermanos.

Tras un Sábado Santo sin procesiones, la Semana Santa finaliza el Domingo de Pascua con la procesión de Cristo Resucitado, organizada por la Agrupación de Cofradías al tratarse del titular de todas las hermandades malagueñas. Cada cofradía ofrece un espectáculo único en distintos puntos de la ciudad, como salidas y encierros, cruzando puentes, bajo la arboleda de la Alameda, recorriendo la calle Larios y en el silencio de la Catedral, en diversas estrecheces.

OLER

La Semana Santa de Málaga es también una celebración sensorial. El olor a incienso es uno de los aromas más característicos de las procesiones. Otros aromas que se pueden percibir son el olor a flores, el olor a madera de los tronos o el olor a mar.

OÍR

El sonido es otro elemento importante de la Semana Santa de Málaga. El sonido de los pasos de los tronos, el sonido de las marchas procesionales, el sonido de los vivas a las imágenes y el sonido de las bandas de música que  acompañan a las procesiones, tocando marchas procesionales. Las marchas procesionales son un género musical propio de la Semana Santa, y son interpretadas por bandas de cornetas y tambores, bandas sinfónicas o agrupaciones musicales.

SENTIR

En definitiva, la Semana Santa es una celebración que se vive con el corazón y los malagueños sienten una gran devoción por sus imágenes titulares y las procesiones.
Una semana que se vive en la calle, esperando a las cofradías en sus barrios cuando vuelven de madrugada. Vibrando con los vivas y aplaudiendo los encuentros; guardando silencio ante la música que suena o viendo pasar una cofradía de corte más austero, sólo es necesario mimetizarse en ella y dejarse llevar.

Semana Santa